Registro en el SAT: ¿Cómo registrar y presentar correctamente el formato para dar de alta a tu empresa en el SAT?

Dos personas trabajando con sus computadoras y papeles.

Conseguir tener tu propia empresa puede ser un sueño por el que has trabajado durante mucho tiempo. Por tal motivo, debes preocuparte por hacer bien las cosas y tener en regla todos los documentos posibles de tu emprendimiento.

En este sentido, podemos decirte que el registro y presentación del formato para dar de alta a tu empresa en el  SAT  es fundamental, siendo conveniente que te preocupes por realizarlo de la mejor manera posible.

Con esto en mente, a continuación, te explicaremos los pormenores de esta diligencia, para que puedas completar el proceso con éxito y tu empresa pueda contar con todo lo necesario para funcionar sin problemas.

¿Por qué es necesario que registres tu empresa?

Para comenzar con todo lo que necesitas saber es importante que tomes en cuenta las razones por las que es necesario que registres tu empresa de manera adecuada ante el SAT.

El SAT o Servicio de Administración Tributario es el encargado de mantener en su sistema la información de los contribuyentes para el pago de impuestos, así como de sancionarlos o beneficiarlos, según sea el caso. Esto hace que sea imperativa la inscripción en su sistema para poder pagar impuestos de la forma adecuada.

No obstante, en términos generales, no solo se habla de obligaciones al tratar con el SAT, puesto que depende del tipo de empresa que tengas, podrás disfrutar de algunos beneficios para ayudarte en tu desarrollo.

Para comenzar, mantener una buena relación con el SAT puede dotarte con la capacidad para adquirir un financiamiento si, en un futuro, necesitas dinero extra para hacer crecer tu negocio.

Por otro lado, dar de alta tu negocio en el SAT te facilitará incorporarte a un mercado más amplio, con proyecciones más allá de lo que el sector informal puede permitirte, contando con una red empresaria que te conecte con nuevos proveedores y clientes.

Tipos de inscripciones en el SAT para empresas

Tomarte el tiempo para darte de alta ante el SAT hace que debas definir como deseas que sea tratada tu empresa dentro del sistema. Esto es de suma importancia, puesto que hace que se tome en cuenta en cada trámite que tengas con sus oficinas y favorece que obtengas el tratamiento que necesitas.

En este sentido, y para ayudarte a definir el tipo de empresa que debes inscribir ante el SAT, te describimos los 3 tipos que encontrarás en su sistema.

  • Persona física con actividad empresarial. Esta es una de las opciones más utilizadas para personas que se atreven a abrir su propia empresa de forma personal. En este grupo se incluyen todas las personas que realizan actividades de índole comercial, industrial, de transporte, agrícolas, ganadería, pesca, entre otros ámbitos empresariales, sin importar el ingreso total que puedan percibir por ello.
  • Persona moral. En este punto no se hace referencia a una persona, sino a un grupo de personas que se han organizado para conseguir la constitución de una empresa. Su característica principal es que no existe un solo individuo, por lo que sus objetivos son comunes y sus intereses manejados por uno o más representantes legales que se encargarán de solventar los trámites necesarios para su buen funcionamiento.
  • Sociedad civil y asociación civil. A diferencia de las dos anteriores, esta no es considerada una sociedad mercantil de ningún tipo. Su constitución se basa en la idea de funcionar sin fines de lucro para perseguir el bienestar social, humanista o comunitario, sin depender de la creación de un beneficio económico que los ate.

Contando con esta información, podrás decantarte por el tipo de empresa que te corresponda, para poder darte de alta de la forma correcta.

Proceso de registro de tu empresa ante el SAT

Una vez has establecido cuál es el tipo de empresa que vas a inscribir, podrás comenzar el procedimiento para darte de alta, comenzando a formar parte de su sistema.

En este sentido, el primer paso es conseguir una cita para que puedas ir a una de las oficinas del SAT y presentar la documentación necesaria para ser dado de alta en su sistema como empresa constituida. Para ello, deberás ingresar en la página del SAT, para poder obtener tu cita de manera digital.

Coloca el cursor sobre la opción de “Otros trámites y servicios” para que se despliegue su submenú y puedas darle clic en la opción “Agenda una cita”. Se abrirá una nueva ventana donde tendrás la opción de registrar tu cita, consultarla o cancelarla.

Página principal del SAT con señalización a otros trámites y donde agendar una cita

Haz clic en el botón de “Registrar cita” para que te redireccione a otra página donde deberás colocar los datos de tu cita. Para comenzar, elige el sitio de tu cita (Ciudad y oficina disponible) en la parte superior izquierda.

Área para agendar cita en el SAT

Seguidamente, te aparecerá una lista con los servicios disponibles en la oficina que seleccionaste, por lo que deberás buscar “Inscripción de Personas Morales” o, en el caso que sea una Persona Física, “Inscripción de Personas Físicas (casos especiales)”

Área para agendar cita en el SAT

A continuación te saldrá la información del servicio en la parte de abajo, permitiéndote conocer el servicio seleccionado, descripción del servicio, requisitos para el mismo y una captcha que deberás resolver para poder seguir con el proceso de obtener tu cita.

Área para agendar cita en el SAT

En la siguiente pantalla, deberás rellenar los datos personales que te pide, los cuales son:

  • Nombre de Persona Moral. Es decir, el nombre de la empresa que quieres dar de alta en el SAT.
  • RFC del representante legal. Ten en cuenta que debe ser el RFC de la persona que tenga el poder de representación de la sociedad, no de cualquiera de los miembros.
  • Correo electrónico. Esta será la vía en la que recibirás el acuse de la cita, una vez la tengas seleccionada.
  • Teléfono de casa u oficina.
  • Número de celular.

Estas dos últimas opciones no se encuentran marcadas como obligatorias, pero es importante que coloque al menos un número de contacto.

Al terminar con los datos personales necesarios, podrás tener acceso al calendario del recuadro central para elegir la fecha de tu cita. Considera que las fechas en rojo son las que ya no cuentan con citas disponibles, siendo necesario que selecciones un día en el que puedan atenderte.

En la parte baja podrás elegir el horario y resuelve el captcha que te propone el sistema para poder solicitar tu cita. Para finalizar, te mostrará el acuse de la cita con toda la información de la misma. Recuerda que deberás presentarla el día de tu cita.

También, este acuse de cita, será enviado apropiadamente al correo que has colocado en el formulario de datos personales.

En el caso de que necesites más información sobre cómo sacar una cita, consultarla o cancelarla, te invitamos a visitar nuestro artículo sobre Conoce los detalles de cómo sacar citas en el SAT, imprimir el acuse y cancelar la misma.

Requisitos para llevar a cabo la inscripción de tu empresa en el SAT

Personas arreglando papeleo

Una vez que registres tu cita, es importante que te tomes el tiempo para poder tener los documentos que necesitas a la mano y ordenarlos antes de tu cita. Considera que, mientras más en orden tengas todo, más rápido será el proceso y podrás finalizarlo el mismo día de tu cita.

Los documentos que necesitas presentar son:

  • CURP o acta de nacimiento del representante legal.
  • Identificación oficial.
  • Comprobante de domicilio fiscal.
  • Acta constitutiva de la empresa.

Estos son los requisitos mínimos que debes presentar al momento de tu cita, aunque te recomendamos que leas los requisitos que el sistema del SAT te dan a conocer al momento de pedir tu cita. Además, todos los documentos deben ser originales o copias certificadas, para tener valor ante el organismo.

Por otro lado, la puntualidad al llegar es importante, puesto que no te atenderán si llegas 10 minutos después de la hora de tu cita, la cual puede llegar a durar entre unos 30 minutos y una hora, según sea el caso.

Otros trámites importantes

Ten en cuenta que tener el RFC de tu empresa es importante, puesto que esto te permite estar inscrito en el SAT y funcionar de la manera adecuada. Sin embargo, una vez consigas este código de Registro Federal de Contribuyente (RFC), no olvides realizar el debido trámite para obtener tu Firma Electrónica (FIEL), indispensable para que consigas un Certificado de Sello Digital (CSD).

De esta manera, y con todos estos documentos tramitados y certificados, podrás preocuparte por darte de alta ante un Proveedor Autorizado de Certificación (PAC), lo cual te permitirá expedir tus facturas electrónicas sin problemas, para cumplir convenientemente con tus deberes fiscales.

Errores que pueden dificultar tu inscripción en el SAT

Señales de tránsito

Si bien te hemos explicado mucho de lo que tienes que hacer para que todo salga bien, también queremos hacerte un repaso por los errores que puedes cometer y que suelen dificultar el proceso de inscripción en el SAT.

Las primeras preguntas que deberás responder se centran en tus datos personales, por lo que no tendrás problemas en contestar adecuadamente. Seguidamente, se te pedirá el nombre de la empresa, la fecha de inicio de operaciones y la residencia fiscal de la misma.

En este punto, es fundamental que contestes adecuadamente, sin omitir información y de la forma más precisa posible. Esto permitirá que no se comentan errores y pueda seguir el proceso con normalidad.

Ten presente que también se te pedirá información sobre los ingresos, el capital inicial y el aporte de los socios. Esto facilita que se determinen las actividades y obligaciones fiscales, cuidando de los ingresos anuales proyectados y si tu empresa será tu única fuente de ingreso, así como, en el caso de Personas Morales, será única también para el resto de la sociedad.

Por otra parte, también te será preguntado si desarrollarás actividades empresariales por tu cuenta en las que estará también la compañía o no y si contarás con empleados. En el caso de contar con empleados, deberás indicar un aproximado del número de empleados que necesitarás o que ya tengas en nómina.

Una vez sea corroborada tu documentación presentada y la información necesaria, se realizará el procedimiento necesario para darte de alta en el SAT, contando con la asesoría adecuada.

Por lo general, estas citas suelen ser fáciles de manejar para personas sin experiencia, por lo que no tienes que tener conocimientos en el tema para poder llevarlo a cabo.

Conseguir inscribir correctamente tu empresa en el SAT es fundamental para que puedas cumplir con tus obligaciones fiscales, así como para conseguir generar facturas electrónicas para tus clientes, dándoles una mejor impresión sobre la seriedad de la empresa y su compromiso para hacer lo correcto.

Igualmente, este trámite permitirá que tu empresa cuente con sus beneficios, los cuales podrás disfrutar a largo plazo, siempre que mantengas una buena relación con tus obligaciones, pagos y todo lo que esas dos cosas suponen.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *