Darte de alta en el SAT como Rif: Requisitos y proceso para poder hacerlo

Si eres  persona física  con actividad empresarial, darte de alta en el SAT como Rif puede traerte una buena cantidad de beneficios que te ayudarán notablemente con tu emprendimiento. De esta manera, la autoridad fiscal promueve que una persona pueda cuidar su negocio y comenzar sin presiones fiscales que puedan dificultar su funcionamiento y estabilidad financiera.

Lista de documentos

Si te encuentras interesado en llevar a cabo este proceso, te invitamos a seguir leyendo este artículo, donde te explicaremos como hacer el proceso y los requisitos que necesitas para ello.

Cómo darte de alta en el SAT como Rif

Uno de los puntos que debes saber es cuáles son los requisitos para darse de alta en el SAT como Rif, por lo que te explicaremos el procedimiento y los requisitos que necesitas en cada uno de los escenarios posibles.

En este sentido, y como con muchos de los procesos en el SAT, este trámite lo puede realizar tanto por Internet como de forma presencial, siendo necesario que manejes ambos métodos antes de ponerte en ello.

Darte de alta en el RIF por Internet

Imagen de documentos, computadora y celular

Para mejorar el acceso de sus usuarios a sus servicios, el SAT ha conformado una buena plataforma en la red desde donde cualquier  contribuyente  puede llevar a cabo distintos trámites que necesite. Tal es el caso del proceso para darte de alta en el RIF.

Para esto será necesario que tengas a la mano tu Clave Única de Registro de Población (CURP), el domicilio fiscal que tendrá tu negocio y la actividad que estarás realizando en el mismo.

Cuando tengas estos requisitos, podrás comenzar el proceso sin problemas siguiendo estos pasos que te explicaremos a continuación:

  • Ingresa en la plataforma del SAT.
  • Dirígete al apartado de “Trámites del RFC” y haz clic en “Obtén tu RFC con CURP”.
  • Ingresa tu CURP y resuelve la captcha propuesta y presiona en “Continuar”.
  • Verifica tus datos adecuadamente antes de darle clic a “Continuar”.
  • Captura los datos del domicilio de tu negocio.
  • Contesta la información que te solicitan.
  • Selecciona la opción de Régimen de Incorporación Fiscal (RIF) y revisa la información.
  • Dale clic a la imagen del grupo al que pertenece tu actividad económica y continúa el proceso.
  • Indica, de forma detallada, como realizarás las actividades de tu empresa y si tendrás un equipo de trabajo dentro de la misma.
  • Guarda los datos del cuestionario cuando ya lo tengas lleno con la información requerida.
  • Ahora te aparecerá la muestra de la solicitud de inscripción, tómate el tiempo para revisarla y confirmarla.
  • Obtén el acuse único de inscripción en el Registro Federal de Contribuyentes (RFC), el cual incluye tu cédula de identificación fiscal. Guárdalo e imprímelo para tenerlo siempre a la mano.

Darte de alta en el RIF de manera presencial

Si bien los servicios y trámites que el SAT permite hacer por Internet son muchos y diseñados para facilitarles la vida a los contribuyentes, aún existen muchas personas que optan por no realizarlos utilizando ese medio.

Si este es tu caso, también puedes llevar a cabo tu inscripción en el RIF de forma presencial. Ten en cuenta que para ello necesitarás llevar la siguiente documentación.

  • CURP o acta de nacimiento.
  • Identificación oficial que se encuentre vigente en el momento del trámite. Puede ser una cédula profesional, la credencial para votar, el pasaporte, la licencia de conducir, entre otras identificaciones.
  • Comprobante de domicilio donde se pueda constatar la dirección exacta del negocio sin riesgos a equivocaciones. Puedes utilizar el pago de algún servicio para esto.

Con todo esto a la mano, ahora deberás dirigirte a la oficina autorizada de la Entidad Federativa que corresponda según tu domicilio. Considera que pueden solicitarte una cita para ello, por lo que es conveniente que solicites la tuya.

Al finalizar el trámite, tendrás en tus manos el acuse de inscripción al Registro Federal de Contribuyentes (RFC) y la respectiva cédula de identificación fiscal.

Tener en orden tu inscripción en el RIF facilita que puedas beneficiarte de todo lo que ello conlleva. Por tal motivo, es importante que te tomes el tiempo de hacerlo de la forma más conveniente, facilitándote el poner en funcionamiento tu negocio sin tantos inconvenientes fiscales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *