Diferencias Entre La CURP Y El RFC

diferencias

Dentro de un país existen distintos tipos de documentos de identificación que facilitan la diferenciación entre sus ciudadanos, así como la incorporación de extranjeros que hagan vida dentro del territorio.

En México, para poder completar trámites sociales, económicos y jurídicos hacen faltan principalmente dos elementos indispensables para todo ciudadano o residente del país que son el RFC y la CURP. Ambos documentos suelen confundirse, puesto que muchas personas piensan que pueden hacer los mismos trámites con ellos o que funcionan de la misma manera.

Por ello, hoy le haremos referencia a estos documentos, cómo funcionan y las diferencias entre ellos, facilitándote que puedas tener toda la información que necesitas para mejorar tu vida ampliamente.

Diferencias entre la CURP y el RFC

Al hablar de estos dos códigos las diferencias se pueden deducir fácilmente, puesto que tienen distintos nombres y provienen de distintas oficinas. Además de que no actúan de la misma manera para interacciones o procesos diferentes.

En este sentido, debes saber que desde la creación del RFC y de la CURP se establecieron límites bien definidos para el uso de cada uno de estos códigos, evitando que se presentaran confusiones debido a las similitudes que se les pude apreciar de manera general.

Por ello, no solo se han marcado las diferencias existenciales entre estos dos documentos, sino que ambos se han establecido de manera distintiva en los procesos en los que son utilizados.

Significado de la CURP y el RFC

Una de las principales diferencias de estos dos documentos es su significado, puesto que aunque ambos son códigos, tiene connotaciones distintas.

El RFC o Registro Federal de Contribuyentes es un código esencial que debe tener cada persona, tanto física como moral, que tenga la necesidad y obligación de cumplir con el pago de impuestos dadas sus actividades económicas y empresariales.

En cambio, la CURP o Clave Única de Registro de Población es un código derivado directamente de los datos personales de una persona y que la identifica y registra como parte de la sociedad mexicana. Este documento puede ser utilizado como documento de identificación, así como herramienta para el registro de la población tanto a nivel gubernamental como en el caso de las instituciones públicas o privadas.

Este documento es necesario para todos los ciudadanos mexicanos, tanto dentro como fuera del país, y para residentes extranjeros que hagan vida dentro del territorio nacional.

Oficina de expedición

personas en oficina

Otro punto en el que claramente se diferencian estos códigos es en la oficina que se encarga de asignarlos y tramitarlos. Ambos son designados por oficinas totalmente diferentes del gobierno.

El RFC es tramitado y asignado por medio del conocido Servicio de Administración Tributaria (mejor conocido como SAT), ente encargado de los procesos que tengan que ver con tributos, impuesto, facturación y otros trámites relacionados.

Mientras que la CURP se puede tramitar por medio del Registro Nacional de Población (mejor conocido como RENAPO) en el caso de los ciudadanos mexicanos y del Instituto Nacional de Migración (INAMI) si se trata de migrantes que hagan vida dentro del territorio nacional mexicano.

Conformación del código

Si bien ambos son códigos alfanuméricos y cuenta con una homoclave establecida, la conformación de los códigos son totalmente distintos.

Para comenzar, el RFC solo cuenta con 13 caracteres entre letras y números que lo conforman de forma total. Toma en cuenta las primeras letras del apellido paterno, materno y del nombre de la persona, así como su día, mes y año de nacimiento. De igual forma, la Secretaria de Hacienda y Crédito Público se encarga de la asignación de la homoclave.

En cambio, la CURP cuenta con 18 caracteres entre letras y números y toma en cuenta datos personales como el sexo o género de una persona, la homoclave asignada directamente por el RENAPO y un dígito de verificación al final de todo el código.

Nombres de referencia

Otro aspecto que hace que no sean iguales estos dos documentos es en los nombres de referencia que utilizan para las personas que los manejan. En el caso del RFC, los que cuenten con el mismo son conocidos como contribuyentes del SAT, puesto que utilizan su RFC para declarar y paga el impuesto necesario, entre otras cosas.

Por otro lado, al hablar de personas con la CURP solo se hará referencia a ciudadanos, tanto nacionales como extranjeros, que se encuentren legítimamente registrados en la plataforma del RENAPO.

Uso de la CURP y del RFC

El uso de estos dos documentos es otro punto de diferenciación, puesto que uno se utiliza para trámites más que todo sociales, mientras que el otro es el indicado para trámites económicos y empresariales.

En el caso de los trámites sociales, hacemos referencia a la CURP, la cual es una clave indispensable para hacer procesos como inscripciones en programas sociales, de salud, educativos o laborales; expedición de documentos de otros tipos como el pasaporte; control poblacional, entre otros.

En cuanto al RFC, los trámites son más económicos y empresariales como pago de impuestos, emisión de facturas, control de ganancias empresariales, entre otros trámites necesarios.

Importancia del RFC y la CURP

mujer pensando

Estos documentos son muy importantes para poder realizar distintos trámites y, ciertamente, se encuentran muy relacionados entre sí, debido a que con uno de ellos puedes encontrar la información del otro y viceversa.

También, podrás utilizar estos elementos en conjunto en algunos casos para completar trámites que te encuentres haciendo, justo en lo que radica la importancia de tenerlos legalizados y vigentes.

Igualmente, debes tener presente que son documentos obligatorios legalmente, lo que hace que, en algún momento, debas tramitarlos o quedarte sin hacer procedimientos que necesites hacer para tu vida personal o laboral.

El RFC y la CURP son códigos diseñados para facilitar la identificación de contribuyentes y ciudadanos por igual. Mejoran las repuestas al momento de hacer una solicitud y permiten que las personas puedan hacer sus diligencias sin demoras, evitando tener que presentar una larga lista de documento o renunciar a lo que se quiere solo por no tener los papeles en regla para ello.

Por esto es de suma importancia que conozcas las diferencias clave entre estos dos documentos y puedas obtenerlos y utilizarlos de manera capaz y responsable cuando sea necesario.